Menú Cerrar

Inicio

Una plancha de vapor es un tipo de plancha para ropa que se encarga de alisar los tejidos haciendo uso para ello de la presión, el calor y el vapor, necesitando por ello de un depósito de agua para así poder hacer uso de esta función de vapor.

Este tipo de planchas se encargan de generar vapor de agua que se expulsa a través de la suela de la plancha, lo que provoca que se ablanden las fibras de los tejidos de las prendas de ropa, haciendo así que se puedan eliminar las arrugas. Esto provoca, además, que la tarea de planchado se pueda realizar de una forma más cómoda, sencilla y eficaz, sobre todo en el caso de algunos materiales como el algodón.

Características de una plancha de vapor

Una plancha de vapor es una plancha que genera el calor y el vapor por ella misma, para lo cual se consigue obtener una elevada temperatura, vapor de agua suficiente y además presión sobre la ropa que se consigue tanto por el peso de la propia plancha como por la presión que ejerce la persona que está planchando la ropa.

Habitualmente la capacidad del depósito de agua que contiene este tipo de planchas es inferior a los 500 ml, por lo que será necesario rellenarlo de agua a medida que se vaya gastando durante el planchado. Cuanto mayor sea el depósito, menos habrá que rellenarlo pero también será un objeto más pesado y por tanto menos ergonómico y cómodo con el que trabajar, lo que también debe tenerse en cuenta.

Un aspecto a tener en cuenta sobre el mantenimiento de una plancha de vapor recae en el uso de agua de grifo, que puede acabar provocando la acumulación de cal en su interior, lo que puede dejar marcas en la ropa y disminuir la vida útil de la plancha. Para limpiarla deben seguirse las instrucciones indicadas por el fabricante en el manual, aunque hay modelos que ya cuentan con un sistema anti cal y función de auto limpieza para facilitar su mantenimiento.

Otro punto importante sobre estas planchas está en la regulación de su temperatura a través de un mando especialmente pensado para ello, de forma que se podrá ajustar la misma para adaptarse a cada tejido.

La cantidad de vapor que es capaz de expulsar la plancha, es decir, su potencia de emisión (que se mide en gramos por minuto), es un punto fundamental y que debe resultar decisivo a la hora de elegir un modelo de plancha de vapor u otro, así como la potencia de la plancha (expresada en vatios (W)), la cual alcanzará con mayor rapidez la temperatura en función de la misma.

En ocasiones, para acabar con algunas arrugas es necesario hacer uso de una función que incorporan muchas planchas de vapor, que emite una ráfaga de vapor al pulsar un botón para humedecerlas más y permitir el alisado perfecto de las prendas.

Por último, cabe destacar una función de la que disponen algunas planchas, que es el planchado vertical, de forma que el vapor sigue saliendo de la misma aunque esta no se encuentre en una posición horizontal, lo que es muy útil a la hora de dar un repaso a chaquetas, vestidos o camisas que están colgadas y que ya estaban planchadas pero que por alguna razón tienen alguna pequeña arruga que necesita de un retoque.

Comprar una plancha de vapor de buena calidad es recomendable puesto que esto hará que su durabilidad sea mayor, además de obtener mejores resultados y con mayor rapidez que si se elige un modelo que no cuenten con unas buenas especificaciones.

La importancia del vapor en las planchas

El vapor es fundamental para conseguir buenos resultados a la hora de planchar, aunque muchas personas desconocen el porqué de su eficacia.

El calor de la plancha se encarga de liberar la conexión existente entre las cadenas de moléculas de las fibras de los tejidos y con la presión de la suela se consigue dar una nueva forma al tejido que permanece cuando este se enfría y se vuelven a crear estas cadenas que hacen que ya no existan arrugas en la prenda.

Con el vapor se consigue acelerar de forma notable el calentamiento del tejido puesto que el vapor es capaz de transportar el calor de una manera mucho más rápida que el aire seco. Gracias al vapor se consigue, por tanto, planchar de una forma más rápido.

Además, este vapor también se encarga de transmitir humedad al tejido sobre el que se trabaja, algo que es muy importante con los materiales naturales como es el caso del algodón.

Cómo elegir una plancha de vapor

Cuando te planteas la compra de una plancha de vapor debes prestar atención a diferentes aspectos, algunos de ellos a los que en muchas ocasiones no se les da la importancia que merecen, sobre todo porque muchas personas se dejan llevar tan solo por el precio de la misma.

Esto es un grave error puesto que en muchas ocasiones por un ahorro inicial se acaba adquiriendo un modelo de baja calidad que a corto plazo exige su sustitución por otro de mayor calidad, lo que puede acabar derivando en un mayor gasto económico del que se hubiera hecho inicialmente si se hubiese comprado un modelo mejor.

A continuación vamos a detallar todas las características que debes considerar y valorar a la hora de comprar una plancha de vapor para tu hogar, siendo todas ellas muy importantes, por lo que deben tenerse en cuenta para hacer una correcta elección del modelo más adecuado para ti.

Tipos de planchas de vapor

En primer lugar se debe elegir qué tipo de plancha de vapor es la que queremos para nuestro hogar, existiendo principalmente planchas eléctricas de vapor horizontales (las más habituales en los hogares), las planchas verticales y los centros de planchado.

Planchas eléctricas de vapor

Las planchas de vapor eléctricas y horizontales son las más habituales y las más sencillas de utilizar, lo que hace que sean las que la mayoría de los usuarios adquieren para su uso doméstico. Con ellas se puede planchar tan solo con el calor que desprenden o bien haciendo uso del vapor que irá siendo expulsado por la suela de la plancha. Se pueden encontrar con una gran cantidad de características diferentes que detallaremos más adelante. Tienen un tamaño compacto y son, por lo general, cómodas de utilizar.

Planchas verticales

En esta categoría de planchas nos encontramos con un tipo de plancha que permite acabar con las arrugas de la ropa sin necesidad de contar con una tabla de planchar o una superficie completamente lisa, ya que es suficiente con colgar la prenda y pasar la plancha sobre ellas. Debido a la fuerza que ejerce el vapor se eliminarán las arrugas y hará que las fibras del tejido queden completamente lisas. Con este tipo de planchas se consigue ahorrar tiempo y conseguir unos buenos resultados, aunque su principal inconveniente es que son más caras que las horizontales.

Centros de planchado

También conocidos como planchas de caldera, son una alternativa a las planchas eléctricas horizontales, una opción que resulta más cara que estas pero que son recomendables para aquellos casos en los que se hace un uso muy frecuente del planchado o se van a planchar grandes volúmenes de ropa, ya sea en el hogar o en un negocio relacionado.

Su principal particularidad es que el depósito de agua no está integrado en la plancha, lo cual hace que esta sea más ligera, si no que se encuentra conectado a la plancha mediante un tubo.

Potencia y Vapor

Profundizando en las propias características que debe tener una plancha de vapor y que deben valorarse para decantarse por un modelo u otro, debemos comenzar por la potencia y el vapor, teniendo en cuenta que este tipo de planchas pueden funcionar en tres modos diferentes: en seco, a vapor o rociando agua con la función de pulverizador.

La función de planchar a vapor es la más valorada por los usuarios (se mide en gramos / minuto) y debe analizarse de forma detenida puesto que cuanto mayor sea su capacidad, más rápido será el planchado y mejor el resultado final.

El vapor de la plancha entrará en las fibras y hará que estas se ablanden, por lo que cuanta mayor potencia tenga la plancha, mayor capacidad tendrá para generar vapor y más sencillo será el proceso de eliminar las arrugas.

Lo potencia media de una plancha de vapor está en torno a los 1600 – 1800W, aunque los mejores resultados se dan con aquellas que superan los 2000W. En muchos modelos se dispone de un regulador que nos permite elegir la cantidad de vapor que queremos emitir sobre el tejido, lo que es útil a la hora de trabajar con algunos materiales.

Tipo de chorro

El chorro de vapor se puede elegir entre horizontal (el más habitual y utilizado para planchar tradicionalmente sobre una tabla), vertical (el utilizado por las planchas de vapor vertical para eliminar arrugas en prendas, cortinas y otros elementos textiles que estén colgados), o diagonal (que tienen la salida en forma de diagonal por la punta para así tratar las prendas más difíciles de planchar).

Tipo de vapor

En una plancha de vapor se pueden encontrar también diferentes tipos de vapor: vapor constante (el más habitual y que expulsa la misma cantidad de calor siempre) y la función súper vapor (o golpe de calor), que está pensada para tratar las arrugas más complicadas.

Tipo de suela

Existen diferentes tipos de suela disponibles en el mercado, siendo habitual que muchos modelos cuenten con ella de acero inoxidable. No obstante la más recomendable es la suela de cerámica, ya que es un material que ofrece una mayor duración y además, es antiadherente, por lo que no tendrás que preocuparte porque la plancha pueda dañar tu ropa o se creen agujeros o roturas en la tela de la misma.

Además se recomienda que la suela de la plancha cuente con el mayor número posible de orificios para permitir una expulsión del vapor de manera uniforme.

Peso y dimensiones

Al ser un elemento que se va a manipular constantemente durante el planchado, la plancha es importante que sea compacta y que sea ligera para que no nos produzca molestias, en especial cuando haya que planchar grandes volúmenes de ropa. Elegir una plancha ligera y con unas dimensiones compactas es lo más adecuado para el uso cotidiano.

Ergonomía

En relación con el punto anterior también nos encontramos con la necesidad de que la plancha elegida tenga suficiente ergonomía para poder manejarla con comodidad. Para ello, más allá del peso y las dimensiones, debemos fijarnos en que disponga de un asa que nos resulte ergonómica y se adapte a nuestra mano.

Capacidad del depósito

La capacidad del depósito es importante puesto que si es demasiado pequeño hará que se tenga que llenar de agua de una forma más habitual, lo que hará que se tarde más en planchar, y si es demasiado grande puede hacer que la plancha pierda ligereza. Por ello es importante encontrar un equilibrio a la hora de elegir un modelo concreto de plancha de vapor.

Consumo eléctrico

Otro factor a tener en cuenta a la hora de comprar una plancha es el consumo eléctrico de la misma, teniendo en cuenta que es uno de los electrodomésticos que más energía consume.

Para contribuir al ahorro, existen modelos que cuentan con diferentes funciones como la desconexión automática cuando la plancha está sin utilizarse durante entre 30-60 segundos, o la protección contra el sobrecalentamiento para que una vez alcance la temperatura que se desee e desconecte.

Mantenimiento de la plancha

Más allá de las propias características técnicas que pueda tener cada plancha en particular, se debe buscar un modelo que no sea complicado de limpiar. Es importante que cuenten con un filtro anti cal para que no se dañen y su durabilidad sea mayor, además de ser recomendable que dispongan de una función de autolimpieza, qe se encarga de emitir un potente chorro de aire a través de los conductos que se encargan de expulsar el vapor.

Algunos fabricantes disponen de tecnologías adicionales pensadas para optimizar la limpieza de la plancha y así contribuir a que su durabilidad sea mayor.

Otros aspectos

Hay otros aspectos a considerar a la hora de comprar una plancha de vapor, los cuales resumimos de una manera breve, aunque también tienen una gran importancia y pueden ser clave a la hora de decantarse por un modelo o hacerlo por otro.

Tipo de cable y longitud

El cable de la plancha debe ser lo suficientemente largo para que permita una perfecta movilidad y se pueda trabajar con suficiente comodidad. Además es recomendable que disponga de un cable giratorio, que puede moverse 180-360º y que así haga que sea más manejable.

Sistema antigoteo

Las planchas de vapor actuales cuentan en la gran mayoría con este sistema concebido para evitar que el depósito de agua gotee, lo que podría ensuciar las prendas que se están planchando. De esta manera podrás tener la seguridad de que estas gotas no se depositarán sobre las prendas y por tanto podrás obtener un acabado perfecto en el planchado.

Temperatura

Cada tejido debe plancharse a una temperatura determinada para que no se dañe ni se queme. En función de lo que necesites planchar tendrás que decantarte por una plancha más o menos potente, aunque lo habitual es que cuenten con un selector de temperatura para que puedas elegir aquella que sea más apropiada para los tejidos sobre los que vas a trabajar.

Presupuesto

Por último, pero no por ello menos importante, siempre se debe tener en cuenta el presupuesto económico del que disponemos. En función de nuestra situación y nuestras posibilidades y preferencias nos decantaremos por un modelo u otro, siempre teniendo presente que, en el caso de que sea posible, se busque, dentro de un rango de precios y sin superar nuestro presupuesto máximo, la mejor opción posible.

No obstante, no siempre las opciones más caras son mejores que otras más económicas, por lo que es importante tener en cuenta y observar de manera detallada todos los puntos que hemos repasado en este artículo y que son fundamentales para hacer una buena elección de la plancha de vapor que queremos para nuestro hogar.

Si disponemos de un presupuesto ajustado que no nos permite poder disfrutar de todas las características que nos gustaría, debemos establecer prioridades y considerar aquellas funciones o especificaciones que consideramos imprescindibles y, por otro lado, aquellas que, aunque nos facilitarían más el trabajo de planchado, no son tan necesarias y, por tanto, podemos prescindir de ellas si ello nos supone un ahorro considerable en la compra final de nuestra nueva plancha de vapor.

Las planchas de vapor son necesarias en cualquier hogar para poder lucir de la mejor forma posible las prendas de ropa, ya que de nada sirve escoger con cuidado la ropa a utilizar si luego esta se muestra con arrugas, lo que afectará de forma negativa a nuestra apariencia.